Los desafíos de la biodiversidad en las Américas: investigadores del IEB exponen sobre el IPBES en el Ministerio del Medio Ambiente

Los desafíos de la biodiversidad en las Américas: investigadores del IEB exponen sobre el IPBES en el Ministerio del Medio Ambiente

726 484 IEB CHILE

Los desafíos de la biodiversidad en las Américas: investigadores del IEB exponen sobre el IPBES en el Ministerio del Medio Ambiente

Los expertos coincidieron en la importancia de evaluar de forma integrada el estado de los ecosistemas, y en la urgencia de crear el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas para modernizar la institucionalidad ambiental.

Con éxito se desarrolló en el Ministerio del Medio Ambiente el encuentro “Conociendo los resultados de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES) y sus oportunidades para Chile”. En la actividad, realizada el 13 de diciembre, expusieron Mary Kalin, Olga Barbosa y Aníbal Pauchard, investigadores del Instituto de Ecología y Biodiversidad que representaron a Chile en el IPBES para la evaluación del estado de la biodiversidad en las Américas.

El objetivo del organismo internacional es establecer un diálogo entre la ciencia y política para promover un esfuerzo global, coordinado y eficiente enfocado en reducir el impacto humano en la biodiversidad y en su contribución a la vida de las personas (servicios ecosistémicos).

Juan José Donoso, del Ministerio del Medio Ambiente

La apertura del evento estuvo a cargo de Juan José Donoso, jefe de la División de Recursos Naturales y Biodiversidad del ministerio, quien sostuvo: “Acercar a los tomadores de decisión con el mundo científico, ambos actores esenciales en nuestra sociedad moderna, es una necesidad de orden global ahora que enfrentamos graves problemas ambientales, como la pérdida de la biodiversidad y el cambio climático. IPBES nos ofrece una oportunidad que no puede ser desaprovechada, sino que debemos apoyarnos en ella para estructurar una colaboración fructífera.”

Luego vino el turno de Daniel Álvarez, miembro del Departamento de Política y Planificación en Biodiversidad de la cartera, quien introdujo sobre el funcionamiento de la entidad: “En los países existen instituciones que son el punto focal de IPBES. En el caso de Chile es el Ministerio del Medio Ambiente, cuyo rol es favorecer la participación de los científicos y difundir los alcances de los reportes. Hay dos documentos que son claves: la evaluación que es un informe científico extenso, y el resumen con los mensajes claves para los tomadores de decisiones.”

Fue en julio de este año cuando la plataforma internacional publicó una serie de informes sobre el estado de los ecosistemas terrestres, costeros y de agua dulce del mundo. En el reporte de las Américas se destacó su alta diversidad biológica y cultural. Para hacerse una idea, el continente alberga siete de los 17 países con mayor biodiversidad del mundo, y se extiende de polo a polo, con algunas de las áreas silvestres más extensas del planeta.

Así lo recalcó Mary Kalin, académica de la Universidad de Chile y Premio Nacional de Ciencias: “Las Américas conforman un lugar realmente importante en términos de biodiversidad. La subregión de América del Sur es, lejos, la más rica en especies de plantas y vertebrados”.

La investigadora agregó: “Se encontró que un cuarto de las especies tiene un riesgo de extinción en la región, lo cual es bastante. Sin embargo, estas cifras no son totalmente representativas, porque los estudios están fuertemente sesgados hacia los animales, y se ha investigado muy poco sobre las plantas”.

Aníbal Pauchard

Respecto a las causas de la pérdida de biodiversidad, “la deforestación sigue siendo relevante, sobre todo en Sudamérica. Asociado a eso está el cambio climático, con distintos factores”, puntualizó Aníbal Pauchard, director del Laboratorio de Invasiones Biológicas y profesor de la Universidad de Concepción.

En esa línea, otro de los factores que generan el declive del patrimonio natural son las especies exóticas invasoras.

Pauchard advirtió que “25 de las 100 especies más invasoras ya están en Chile. Otro tema importante es la relación del fuego y estos organismos. Por ello, es clave atacar el problema a tiempo, antes de que sea demasiado tarde.”

Uno de los aspectos positivos es que Chile ha avanzado en la protección de áreas silvestres, aunque los expertos coincidieron en la necesidad de promover el resguardo de las zonas que se encuentran fuera de sus límites.

Olga Barbosa

“Si bien las áreas protegidas ayudan a garantizar los beneficios de la naturaleza a las personas, también pueden mejorarse a través de la conservación en los paisajes dominados por los humanos” indicó Olga Barbosa, directora del programa Vino, Cambio Climático y Biodiversidad y académica de la Universidad Austral.

Uno de los desafíos actuales es abordar la distribución desigual de las áreas protegidas, pues la mayoría se encuentra en el sur, mientras que la zona central del país está casi en su totalidad sin resguardo, pese a ser considerada un “punto caliente” (hotspot) por su alta diversidad de especies y elevado nivel de endemismo.

“Sabemos que el 80% de la biodiversidad está fuera de las áreas protegidas. Con esto en ningún caso estoy diciendo que no son importantes, sino que necesitamos hacer más para la conservación fuera de estos lugares”, añadió Barbosa.

Por ello, el proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas busca construir un sistema integrado de protección y gestión de las zonas silvestres de Chile, ya sean terrestres, marinas, públicas o privadas, además de generar una planificación ecológica en beneficio de los sitios que no cuentan con resguardo oficial. Asimismo, dotará al Estado de atribuciones para controlar a las especies exóticas invasoras, entre otras funciones.

“El Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas es una máxima prioridad para Chile en este momento. Además, debemos desarrollar una estrategia clara para fomentar la colaboración entre el sector público y privado. También creemos que sería bueno para el país hacer una especie de “IPBES Chile’”, expresó Pauchard.